Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Tranquilidad’

¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida?*

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 29, 2018

Déjame el cuidado de todas tus cosas y todo te irá mejor. Cuando te abandones en mí, todo se resolverá con tranquilidad según mis designios. No te desesperes, no me dirijas una oración agitada, como si quisieras exigirme el cumplimiento de tu deseos. Cierra tus ojos del alma y dime con calma: “Jesús yo en ti confío”.

Evita las preocupaciones y angustias y los pensamientos sobre lo que pueda suceder después. No estropees mis planes, queriéndome imponer tus ideas. Déjame ser Dios y actuar con libertad. Abandónate confiadamente en Mí. Reposa en Mí y deja en mis manos tu futuro.

Dime frecuentemente: “Jesús, yo confío en ti”. Lo que más daño te hace es tu razonamiento y tus propias ideas y querer resolver las cosas a tu manera. Cuando me dices: “Jesús yo confío en ti”, no seas como el paciente que le pide al médico que lo cure, pero le sugiere el modo de hacerlo. Déjate llevar en mis brazos divinos, no tengas miedo, YO TE AMO. Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración, sigue confiando. Cierra los ojos del alma y confía.

Continúa diciéndome a toda hora: “Jesús yo confío en ti”. Necesito las manos libres para poder obrar. No me ates con tus preocupaciones inútiles. Las fuerzas de la oscuridad quieren eso: agitarte, angustiarte, quitarte la paz. Confía solo en Mí, abandónate en Mí. Así que no te preocupes, echa en Mí todas tus angustias y duerme tranquilamente. Dime siempre: “Jesús yo confío en ti” y verás grandes milagros. Te lo prometo por Mi AMOR.

 

Posted in Oraciones | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en ¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida?*

-¿Estrés?

Posted by pablofranciscomaurino en diciembre 16, 2017

-Medita estás citas bíblicas:

Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura. Así que no os preocupéis del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propio mal. (Mt 6, 33-34)

Señor, ¡cuán numerosos son mis adversarios, cuántos los que se alzan contra mí ¡Cuántos los que dicen de mi vida: «No hay salvación para él en Dios!» Mas tú, Señor, escudo que me ciñes, mi gloria, el que realza mi cabeza. A voz en grito clamo hacia el Señor, y él me responde desde su santo monte. Yo me acuesto y me duermo, me despierto, pues el Señor me sostiene. No temo a esas gentes que a millares se apostan en torno contra mí ¡Levántate, Señor! ¡Dios mío, sálvame! Tú hieres en la mejilla a todos mis enemigos, los dientes de los impíos tú los rompes. Del Señor es la salvación. Tu bendición sobre tu pueblo. (Sal 3)

No os inquietéis por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. Y la paz de Dios, que supera todo conocimiento, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. (Flp 4, 6-7)

No habéis sufrido tentación superior a la medida humana. Y fiel es Dios que no permitirá seáis tentados sobre vuestras fuerzas. Antes bien, con la tentación os dará modo de poderla resistir con éxito. (1Co 10, 13)

Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo.» (Jn 16, 33)

Os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde. (Jn 14, 27)

«Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace.» (Lc 2, 14)

La Paz de Jesucristo consiste en la sumisión a la Voluntad de Nuestro Padre celestial, en el júbilo de la caridad, en la alegría pura de la buena conciencia y en la firme y dulce esperanza de los bienes eternos.

Posted in Reflexiones | Etiquetado: , , | Comentarios desactivados en -¿Estrés?