Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Vanagloria’

La riqueza no es un don*

Posted by pablofranciscomaurino en abril 15, 2011

“El trabajo honesto ofrece dignidad,

no gran riqueza, por cierto, pero

la riqueza no es un don de Dios,

es una prueba difícil de superar

sin sentir avidez por ella,

o tener soberbia, sin egoísmo;

porque la riqueza es

para compartir con quien no la posee,

no para vanagloriarse.

Es la prueba más difícil para el alma;

y esto a muchos podrá parecer extraño.”

Jesús


Posted in Reflexiones | Etiquetado: , , , , , , | Comentarios desactivados en La riqueza no es un don*

El verdadero enemigo de la felicidad

Posted by pablofranciscomaurino en julio 19, 2010

EL VERDADERO ENEMIGO DE LA FELICIDAD

 ¿Por qué sufrimos?
 ¿Cómo aparece la depresión?
 ¿Por qué discutimos acaloradamente? ¿por qué peleamos?
 ¿De dónde nace el sentimiento de la envidia?
 ¿Por qué sentimos odios? ¿Por qué sentimos ira?
 ¿Qué nos enfurece?
 ¿Por qué fracasan los matrimonios, las sociedades…?
 ¿Qué hace que nos afecte tanto la falta de dinero?
 ¿Cómo se acaban las amistades?
 ¿Cuál es la causa de este estrés moderno que no nos deja?

Manuel es un muchacho a quien le angustiaba la falta de unión en su familia: su único familiar en la ciudad, su hermano mayor, quien le daba alojamiento mientras estudiaba, estaba peleando con él; ya no se hablaban y se preparaba cada uno su comida, cosa que no habían dejado de hacer nunca. Para él era como no tener familia…
Según contó, los roces se presentaron porque, tratando de ayudar a su hermano, le aconsejó que no arrendara una de las habitaciones de la casa a cualquiera, sin percatarse primero qué tan bueno podría ser el arrendatario. Ambos —según él— son orgullosos y se dejaron de tratar después de una discusión en la que cada uno defendía a gritos sus “derechos”: «Yo soy dueño de esta casa» «Yo también vivo aquí; y acuérdese que soy su hermano».

La causa de todo es la soberbia…

Yendo a misa, en un semáforo que estaba en rojo, se me acercó un niño pequeño y pobre a venderme unos caramelos. Sonriendo le dije que no y le di las gracias. Sin embargo, insistió ofreciéndome “hacer un negocio” conmigo. Tras mi nueva negativa no se retiró, sino que se obstinó en su empeño. Decidí cerrar la ventana del carro, pero el niño se colgó del vidrio impidiéndome hacerlo. Con rabia le cogí el brazo fuertemente y se lo retiré del vidrio y lo logré cerrar con tan mala suerte que se le cayeron varios caramelos. El niño lloraba frotándose el brazo…
No he dejado de pensar en lo sucedido: dejándome llevar por la ira, agredí a un niño pobre que, quizás angustiado por su pobreza, insiste, machaconamente y sin prudencia (porque no tuvo oportunidad de aprenderla), en que le hagan una compra.

¡Soberbia!, peor que la de Manuel… La causa de todos nuestros males.
Efectivamente, en un altísimo porcentaje, la respuesta a las preguntas del recuadro al comienzo de estas líneas es la soberbia.
El Diccionario de la lengua española define con exactitud esta palabra:

Soberbia: del latín superbia.
 Altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros.
 Satisfacción y envanecimiento por la contemplación de las propias prendas con menosprecio de los demás.

Pero son muchas las formas que toma la soberbia:
Unas veces, como orgullo, es decir, arrogancia, vanidad, exceso de estimación propia, a veces disimulable por nacer de causas nobles y virtuosas.
Otras, como presunción, es decir, vanagloriarse, tener alto concepto de sí mismo.
Y, además de estas, hay otras innumerables figuras de la soberbia, que se tratan de exponer y explicar a continuación, junto con el daño que puede ocasionarnos a nosotros mismos, a los demás y al mundo en que vivimos.

La imagen que proyecto a los demás
Casi todos pensamos que actuamos bien; creemos que somos buenos.
Casi todos nos sentimos “expertos” para solucionar las vidas de los demás.
Con frecuencia nos ocultamos a nosotros mismos nuestros defectos; y quizá lo logramos… Pero no a todos podemos engañar. La gente se da cuenta de más cosas y circunstancias que nosotros mismos, y de nuestras verdaderas intenciones. Bajo la apariencia de bondad, salen al exterior nuestros deseos de aplausos, de un “qué dirán” positivo. Muchas veces —no nos engañemos— pretendemos que nos alaben, que nos tomen por buenos.
Algunos son más hábiles que otros en proyectar esa imagen a los demás. Y algunos son más duchos que otros para descubrir el engaño.
Todos conocemos, por ejemplo, ese tipo de personas que “nunca se equivocan”, que “siempre tienen la razón”, que siempre dan una explicación a su mal comportamiento y a sus palabras desacertadas. Y quizá muchos hemos caído en ese error alguna vez… o muchas.

Noemí no permitía que sus compañeros de trabajo cuestionaran la calidad de su labor; según ella, hacía todo perfecto. Un día, el jefe la llamó para encargarle una tarea que otro había hecho mal:
–Señora Noemí, como ya sabe, estos papeles no se entregaron a tiempo la vez pasada; le ruego que los haga llegar lo más pronto posible.
–¡Pero, señor, usted no me había pedido que los enviara!
–¿Le dije acaso que usted había fallado?
–Pero es que…
Noemí volvió la cabeza y se percató de algunas miradas de sus compañeros que, admirados por su conducta, mecían la cabeza de un lado para otro y murmuraban: «No tiene remedio»…

¿Cuántas veces hemos hecho algo parecido? ¿Cuántas veces al día decimos la consabida frase: «Pero es que…»?
¿Por qué nos preocupa tanto nuestra imagen? ¿Qué nos lleva a tratar de mantenerla intacta por todos los medios? ¿A qué le tememos? ¿Es que no somos humanos ni nos podemos equivocar? ¿Acaso conocemos a alguien que nunca yerra?…
Pero, sobre todas esas preguntas se yergue una más importante:
¿Qué pretendemos esconder con esa conducta? La experiencia unida a los estudios científicos han demostrado que bajo esa actitud de querer proyectar una imagen que no poseemos está siempre la conciencia cierta de que somos inferiores a los demás, es decir, una autoestima pobre.

Fernando es un hombre de mediana edad, de cuna humilde (cosa que nunca ha aceptado), a quien no le ha ido bien en la vida.
Aunque, al morir, su padre le confió el cuidado de toda su familia, su hermano fue el que se encargó de hacerlo; fue su hermano el que triunfó en los negocios, el que les dio estabilidad económica, el que les facilitó apoyo para sus empresas, el que les presta dinero para realizar todos sus sueños y poder alardear ante los demás de tener una fortuna apreciable, granjeada —por supuesto—, con sus “inmensas virtudes para hacer negocios, con sus buenas relaciones sociales y con los supuestos pergaminos de la familia”…
Ahora Fernando les dice a todos que las posesiones de su hermano son suyas, y finge triunfos que nunca tuvo. Casi todos los que lo conocen detestan su actitud constante de querer mostrar posesiones y cualidades que no tiene, su altivez y vanagloria persistentes, y un engreimiento que raya en el desprecio de los demás.
Mientras su ex esposa y sus hijos pasan dificultades económicas, viaja con frecuencia y hace gastos suntuarios; ante todos pretende que sus ingresos son altos y muy justos despilfarrando, mientras que al juez que lleva su caso de separación le lleva una relación de inmensas deudas a su hermano y jefe, de quien devenga un salario paupérrimo.
Este pobre hombre trata de encubrir sus faltas ante los demás intentando proyectar una imagen mejor de sí. Lo peor de todo es que quienes lo conocen, no solo se dan cuenta de sus intentonas, sino que se alejan de él cada vez más.

Si somos sinceros, en mayor o menor grado muchos de nosotros hemos caído en esa trampa de nuestro principal enemigo: la soberbia.
Cuando dejemos de decir sin atención aquello de que “nadie es perfecto”, cuando lo comprendamos de veras, cuando nos percatemos de que no somos la excepción, habremos dado el primer paso para no poner una coraza defensiva ante los demás. ¡Somos como todos!: erramos, pecamos, caemos, reaccionamos mal…
Si lo pensamos con un poco de sabiduría, llegaremos a la conclusión de que en las condiciones de los demás seríamos iguales de malos o peores.
Analicémoslo detenidamente: si hubiésemos nacido en el hogar en que nació Hitler, si hubiéramos heredado sus genes, si hubiéramos tenido los amigos que él tuvo y hubiéramos vivido las circunstancias que él vivió, ¿quién se atrevería a negar que habríamos hecho el mal que él hizo a la humanidad?…
¿Qué sería del Fernando de nuestra historia si alguien lo ama por lo que es, y no por lo que dice que tiene? Es probable que se comenzaría a valorar y, en la medida que lo haga, dejará de hacerse propaganda, dejará de inventar virtudes o cualidades, haciendas o propiedades, puesto que él sabe lo que vale por sí mismo, como ser humano que es, con cualidades y defectos, como todos.
Otra de las veladas formas de la soberbia No aceptar las ofensas de los demás.

A uno de mis maestros de kung–fu lo vi combatir con el mejor exponente de artes marciales de mi país. Fue una demostración extraordinaria de conocimientos y de habilidad física; quienes asistimos a este “espectáculo” (si se puede decir así) nos percatamos de qué tan lejos estábamos (y estamos) de llegar a esa destreza, a esa maestría.
Unos días después, mientras mi profesor me dictaba unas clases particulares en su academia, arribaron dos karatecas de otra academia de artes marciales a quienes yo conocía y de quienes tenía la certeza de que eran inferiores en cualidades marciales. Uno de ellos se presentó diciendo que era cinturón negro y que quería verificar cuánto sabía mi maestro. El otro afirmó que cualquiera de ellos le ganaría en duelo, y le pidió, en nombre de la valentía, que aceptara el reto instantáneamente.
Era para mí más que evidente que mi maestro no solo podría vencer a uno de ellos sino a ambos al mismo tiempo pero para mi sorpresa el maestro se negó:
–La valentía se expresa cuando hay que defender una buena causa, no para demostrar nada.
Uno de los retadores le preguntó:
–¿Es usted cobarde?
–Puede comenzar a pegarme. No me defenderé.
Estas últimas palabras fueron mágicas: no siguieron insistiendo…

El hombre que está seguro de su poder no siente la necesidad de demostrarlo porque conoce su fortaleza, y jamás se aprovecha de ella.
Lo mismo sucede cuando dicen cosas de nosotros que, sean verdades o no, hablan mal de nosotros: el sabio calla y el necio dice que “el que calla otorga” y se defiende con todas las armas posibles, incluyendo la ofensa; y de todos los modos posibles, incluyendo la venganza. Todo esto lleva, por supuesto, fácilmente a la pérdida de la paz individual y social.
Por otra parte, la competencia, cualquiera que sea, incita los ánimos para demostrar que somos mejores que los demás en cualquier campo: el deporte, la inteligencia, las artes, la ciencia, la política, los negocios, la habilidad para ganar dinero, la capacidad para conquistar bien sea una pareja o triunfos en la vida… Y lleva fácilmente a la soberbia.
Otra vez se hace indispensable recalcar que siempre habrá críticas contra nosotros, que no hay seres perfectos, que somos uno más —diferente, por supuesto— pero con cualidades y defectos, como todos.
Se podrá pensar que es indispensable negar lo que es falso, que cuando hacen una acusación falsa en contra nuestra, por amor a la verdad, conviene corregir el error. Efectivamente, si de esta acusación se derivan problemas o penalizaciones, es necesario rectificar; pero, en la mayoría de las ocasiones la crítica o la censura de nuestros actos se hace en el ámbito coloquial, sin consecuencias penosas graves para nadie diferente del acusado, que bien puede alzarse de hombros, si se valora por encima de los criterios de los demás, es decir, si es grande espiritualmente.
Gritar o emplear la fuerza física es propio de los que creen débiles sus argumentos o de los que no tienen la razón. La fuerza de los argumentos es intrínseca. La verdad no necesita ser defendida, se sostiene por sí sola.
Y cuando ofendemos al interlocutor estamos haciendo algo peor que cuando gritamos.
En fin, no necesitamos proyectar ninguna imagen para ser valorados ni para ser apreciados, basta un poco de conciencia certera de que somos iguales a los demás; ni superiores ni inferiores: unos tienen unas cualidades y unos defectos; otros poseen otras y otros, respectivamente.

La imagen que creo que proyecto a los demás
Otro error fatal para la felicidad y para la paz interior es el autoengaño. Comienza este por valorarnos poco y querer proyectar una imagen falsa de nosotros mismos; y sigue al creer saber lo que los demás piensan de cada uno de nosotros.
Pretender hacer creer, por ejemplo, que somos bondadosos, al hacer sin convencimiento propio un acto de caridad, sino exclusivamente para que los demás lo vean y nos aplaudan, va cargado de un humor maligno. El humor es el genio o la disposición en que uno se halla para hacer una cosa; y es perceptible:

En su consultorio, cuando un médico se interesaba sólo por el dinero que ganaba, los pacientes eran pocos.
Un día, hace muchos años, alguien le explicó que no era un negocio lo que él tenía, sino que prestaba un servicio. De pronto, su interés por el bienestar de los pacientes fue mayor que el beneficio económico que representaban. Eran seres humanos los que iban a buscar salud, y no bolsillos que podía desocupar.
Y los pacientes, poco a poco, se fueron aumentando…
¿Por qué se dio ese cambio en el número de pacientes?
Porque, al comienzo, ellos advertían fácilmente que no se interesaba en ellos, sino en sus billeteras. Por el humor, ese olor que se expele al hablar, al mirar, al expresarse, al movernos…
Ahora se dan cuenta de que su atención se centra en sus dolencias, en sus malestares, en sus intereses; y en cómo solucionarlos de la mejor manera posible.
Así lo han aprendido sus alumnos de posgrado y, quienes lo han puesto en práctica le han alegrado con sus buenas noticias: son felices sirviendo y, sin buscarlo, ¡ganan más dinero!

Hay que aprender a ser bondadosos, no a parecerlo.
Y así como se hace con la bondad, se pueden evaluar las demás virtudes.
Podemos hacer un examen de conciencia al respecto, preguntándonos lo siguiente para cada virtud:

 ¿Vivo diariamente y con sinceridad esta virtud?
 O, por el contrario, ¿solamente intento mostrarla?
 Cuando vivo esta virtud, ¿lo hago para servir o para lucirme?

Una vez hecho este análisis, se puede organizar un plan de lucha interior que busque lograr 3 objetivos:

1. Erradicar defectos,
2. mejorar virtudes o
3. hacer que las cualidades que ya se poseen tengan una recta intención.

El no aceptar los errores, defectos y pecados contrarios a cada una de estas virtudes sería soberbia.
Como se ve, es mucho lo que se puede mejorar en sinceridad, en buena intención. La lucha diaria será muy provechosa para el enriquecimiento de cada uno de nosotros, como también para prosperar en nuestras relaciones familiares, laborales y sociales.

La imagen que intento proyectar a Dios
Si intentamos engañarnos, nos hacemos daño. Si procuramos embaucar a los demás, los alejamos de nosotros. Pero si tratamos de fingir ante Dios, somos unos tontos: el que nos creó, ¿va a caer en nuestras trampas?; el que todo lo ve, ¿va a ser presa de la duda?; el que todo lo sabe, ¿va a ser engañado?…
En la Biblia Jesús cuenta una historia que nos sirve para exponer mejor esta idea:

«Dos hombres subieron al Templo a orar. Uno era fariseo y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba en su interior de esta manera: “Oh Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, que son ladrones, injustos, adúlteros, o como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y doy la décima parte de todas mis entradas”.
Mientras tanto el publicano se quedaba atrás y no se atrevía a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: “Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador”.
Yo les digo que este último estaba en gracia de Dios cuando volvió a su casa, pero el fariseo no. Porque el que se hace grande será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

Es de notar que los fariseos eran los más celosos observantes de la ley de Dios; algo así como los católicos convencidos y practicantes de hoy. Por su parte, los publicanos eran considerados pecadores.
Si se mira con detenimiento, la conducta del fariseo era de admirar: cumplía cabalmente sus obligaciones religiosas, hacía ayunos (los ayunos de entonces eran muy fuertes) y daba limosnas generosas…
Pero Jesús explica que la humildad del pecador atrae las gracias divinas, mientras que la soberbia del fariseo las rechaza.
Y nosotros, ¿nos creemos especiales por vivir bien nuestra religión? Eso sería soberbia y rechazaríamos la ayuda del cielo.

Eugenia es una señora muy especial: desde hace 14 años pertenece al grupo de oración de su parroquia, lleva 10 como catequista (da clases de catecismo para preparar niños a la primera comunión) y ahora es ministro extraordinario de la comunión, es decir, reparte la comunión con autorización del obispo. Todos la conocen en el barrio porque recoge comida y ropa para repartirla entre los más necesitados…
Un día, en una reunión social, alguien le dijo:
–Oye, Eugenia, ¿qué tal es el grupo de oración de san Juan Bosco?
Se refería a la parroquia contigua. Ella respondió:
–¡Nooo! Esos no saben hacer oración. Además, su director tiene errores crasos…

La soberbia, en la que todos caemos a diario, fue la responsable de que en la frase de Eugenia se entrevieran dos aspectos: primero, que —según ella— el grupo de oración al que pertenece es mejor que otros, y segundo, que ella es muy buen juez, probablemente debido a sus “muchos conocimientos” y a su trayectoria en la Iglesia.
Así actuamos a veces, cuando nos creemos “dueños” de la verdad.
Como esta, son muchas las formas de soberbia en las que podemos caer, produciendo daño propio y ajeno y, lo que es peor, deteriorando nuestras relaciones con Dios, único que puede ayudarnos a ser mejores y fuente única de nuestra felicidad.
Pero quizá la peor muestra de soberbia en este campo se da en el ecumenismo, el movimiento que intenta la restauración de la unidad entre todas las iglesias cristianas.
Los cristianos, es decir, los que creen en Cristo, se dividen en 4 grandes grupos: los católicos, los cristianos orientales, los protestantes o evangélicos reformados y los anglicanos/episcopalianos.
Esa división es dolorosa: se atacan verbal y aun físicamente, y hasta se matan unos a otros.

Hace algún tiempo, un amigo verificó algo de eso cuando buscaba con quién instruirse más acerca de la vida y obra de san Francisco de Asís. Un día, oyó a un sacerdote que predicaba y que nombraba con frecuencia al pobrecillo de Asís. Lo abordó y le preguntó si era franciscano. Le respondió: «Yo amo mucho a Francisco, pero no amo a los franciscanos». En ese momento comprendió qué tan lejos estaba ese cura del espíritu franciscano… ¡Qué desilusión!
Y Jesucristo dijo precisamente lo contrario: «En esto reconocerán todos que son mis discípulos, en que se amen unos a otros».

Es sencillo y simple, entonces, deducir que si atacamos de una u otra forma a otros cristianos no seremos reconocidos como discípulos de Jesús.
No seremos reconocidos como discípulos de Jesús si somos miembros del grupo de oración de nuestra parroquia y criticamos a los de otra parroquia; si afirmamos que los franciscanos renovados son extremistas, porque viven en esa pobreza absoluta; si censuramos al Minuto de Dios y a todos los movimientos católicos carismáticos; si juzgamos fascistas a los integrantes de Tradición, Familia y Propiedad (TFP); si dudamos de la procedencia del dinero con que se mantiene Radio María; si calificamos a la asociación María Santificadora como “un grupo de fanáticos”; si calumniamos a los frailes menores de la iglesia de la Porciúncula —en Bogotá— diciendo que son los dueños del centro comercial que queda a su lado; si la emprendemos contra un párroco que nos cobró un servicio, porque “está llenándose de plata con las cosas de Dios”; si tildamos al Opus Dei como rígido y excesivamente conservador; si solo hablamos de los sacerdotes para destacar sus defectos; si hablamos de la Iglesia para reprocharla por las riquezas que posee en el Vaticano o en el mundo entero; si en los grupos de oración o de apostolado criticamos a nuestros compañeros porque “no se merecen el puesto que les han dado” o porque “no tiene las cualidades para realizar esa labor”; si no somos capaces de soportar los defectos de nuestros compañeros de fe; si destacamos la ineficacia de la labor apostólica de otro; si hacemos juicios a los sacerdotes o, peor, a los obispos o al Papa; si manifestamos pensamientos que desunen a los católicos; si hablamos de sacerdotes de “avanzada” o “retrógrados”…
Los discípulos de Jesús son los que unen, los que excusan siempre a los demás, los que tratan de ocultarles las fallas, los que los perdonan anticipadamente porque se sienten hermanos, los que dejan los juicios a Dios…; en fin, los que cuando no pueden alabar, callan.
Para dejar este defecto, Él mismo nos da el remedio:

«Si tu mano o tu pie te está haciendo caer, córtatelo y tíralo lejos. Pues es mejor para ti entrar en la vida sin una mano o sin un pie que ser echado al fuego eterno con las dos manos y los dos pies. Y si tu ojo te está haciendo caer, arráncalo y tíralo lejos. Pues es mejor para ti entrar tuerto en la Vida que ser arrojado con los dos ojos al fuego del infierno».

¡Mordámonos la lengua para hablar de cualquier ser humano, pero hagámoslo más duro si se trata de un hermano!
Además, el nuestro no es “el” camino. De hecho, hay muchos: la infinita sabiduría de Dios ha suscitado múltiples movimientos apostólicos religiosos o seculares, porque así lo ha querido. Pero todos esos caminos deben distinguirse por algo muy particular. Y Jesús fue claro en eso: «En que os amáis los unos a los otros».
Amor que fue demostrado por Jesucristo en la Cruz: no sólo murió por sus discípulos, sino que vino a llamarnos a todos, hasta a los pecadores.
¿Qué podemos decir nosotros de nuestros hermanos equivocados? ¿Nos atreveríamos a afirmar que son pecadores? ¡Nos equivocamos también nosotros tantas veces! Si hubiéramos nacido y vivido sus circunstancias, ¿no pensaríamos, hablaríamos y actuaríamos como ellos? ¿Acaso Dios se olvidaría de nosotros en esas circunstancias?
Vale la pena seguir el ejemplo de Cristo: el que no está contra nosotros ¡está con nosotros!
Ese ejemplo es Amor que se dio en forma de sacrificio, de cruz, de entrega total a la voluntad de Dios, hasta derramar la última gota de sangre y de agua… por todos.
Amor que no es teoría, ni palabras, ni simple aceptación o tolerancia; sino obras, las que nos pide Dios. Y la primera de ellas, un cambio en nuestro corazón: que recibamos a nuestros hermanos con un entrañable amor en Cristo, y anticipando nuestro perdón a cualquier ofensa que pudiera venir de ellos; amor ofrecido por la unión de los cristianos, como la quería Jesús:

«Que todos sean uno como tú, Padre, estás en mí y yo en ti. Que ellos también sean uno en nosotros».

Ese amor y esa unidad, entonces, son la vacuna contra esta clase de soberbia.
Pero, además, la soberbia, verdadero virus del alma, se mete en todas partes: en la oración, en la comprensión de los mandamientos, en la lectura de la Biblia y del Catecismo de la Iglesia Católica, en la confesión de nuestros pecados, en nuestras devociones, a la hora de asistir a la Santa Misa… En fin, ese virus pequeñito, sin que nos demos cuenta, afecta toda nuestra fe.
Para comprender mejor esto, analicemos las siguientes preguntas con detenimiento:

 ¿Cuál es la imagen que tengo de Dios? ¿lo veo tan inmenso que no lo puedo comprender y dedico mi vida a descubrirlo poco a poco, sabiendo que nunca llegaré a penetrar su ser por completo? O, por el contrario, ¿creo que con mi inteligencia soy capaz de abarcarlo y entenderlo?
 ¿Está mi oración mental llena de palabras adornadas o elegantes? O, en cambio, ¿hablo con sencillez y humildad, sabiéndome siempre una criatura frente a Dios?…
 ¿Tengo una confianza absoluta en que Dios, si quiere, puede darme lo que le pido? O, al contrario, ¿me lleno de dudas a la hora de pedir?
 ¿Tengo miedo de presentarme ante un Dios tan perfecto, siendo yo un pobre pecador, o me da seguridad saber que Él vino a buscar a los pecadores y que me ama tal y como soy, siempre y cuando me arrepienta sinceramente y luche por vencer mis defectos?
 ¿Me rebelo cuando no consigo lo que le pido a Dios, o me digo que Él siempre sabe más y acato su voluntad?
 ¿Critico los mandamientos de la Ley de Dios o los de la Iglesia? ¿Digo que la Iglesia es retrógrada porque no acepta el uso de anticonceptivos, la esterilización o el aborto… O, en cambio, ¿soy humilde al acatar las normas que nos dio Jesús a través de su Iglesia?
 ¿Leo la Biblia por mi cuenta y riesgo, o apoyado en las explicaciones del Magisterio de la Iglesia? ¿Acepto que a la Iglesia la asiste el Espíritu Santo para interpretar la Biblia y que el Catecismo es una buena forma de entender mi Fe?
 ¿No me confieso porque pienso que lo puedo hacer directamente con Dios, o acato la orden que Él dio, y soy capaz de humillarme contándole mis pecados a otro pecador? ¿Acepto que el sacerdote tiene ese poder delegado por Dios?
 ¿Niego la devoción a la Virgen María y a los santos o, siento que no necesito de intercesores, porque soy perfectamente capaz, por mis grandes virtudes, de dirigirme directamente a Dios? O, por el contrario, ¿soy humilde y me acojo a todos los medios que haya a mi alcance para lograr las cosas buenas y nobles que deseo?
 ¿Me comporto en las iglesias como si Dios no estuviera allí? O, ¿creo firmemente en la presencia real de Jesús en la Hostia y el Vino consagrados, arrodillándome con devoción, haciendo un silencio respetuoso, adorándolo como al Señor de señores, Rey de reyes, Dios del universo?
 Como católico, ¿busco a Dios para usarlo en beneficio de mis egoísmos? O, al contrario, ¿pretendo únicamente devolverle a Dios la gloria que le hemos quitado con nuestros pecados y ayudarle a salvar almas?

Los temas son innumerables, pero la última pregunta del listado anterior es quizá la más importante, y se podría expresar de estos 2 modos:
¿Me busco yo o lo busco a Él?
¿Lo que me mueve es la soberbia? ¿o es el amor?

La imagen que realmente proyecto a Dios
Como ya se dijo, a Dios no lo podemos engañar. Él, incluso, sabe más de nosotros que nosotros mismos. Por eso, se da cuenta de nuestras más recónditas intenciones, de nuestros pensamientos más íntimos…
El primer obstáculo que solemos poner en nuestra relación con Dios es la concepción que tenemos de nosotros mismos: nuestras virtudes, nuestras cualidades y nuestras habilidades son, como nuestra vida, obsequios de Dios; nada de eso merecíamos.
Nacemos y vivimos porque Él lo quiso, no porque nos lo hayamos ganado por nuestros méritos. Tenemos inteligencia, salud, destrezas mentales o manuales, simplemente porque a Él le dio la gana. Todo lo bueno que hay en nosotros es un regalo de Dios.
Entonces, ¿de qué nos gloriamos, de qué nos ufanamos, de qué nos sentimos engreídos, de qué nos jactamos…? ¿Qué tenemos bueno que no nos lo haya dado Dios?
Asimismo, si no robamos, si no matamos, si no le hacemos mal a nadie, eso es, sencillamente, lo normal (aunque no sea lo común).
Lo mismo sucede con las acciones buenas que realizamos: el cumplir las obligaciones que tenemos como hijos, padres, hermanos, esposos, amigos, empleados o patrones: no es meritorio hacer el bien, simplemente es ser consecuentes con nuestra condición.
Ser buenos seres humanos o buenos católicos es lo que se espera de nosotros.
Nosotros ya hicimos la prueba que Dios nos puso y la perdimos: caímos en el pecado original. Habíamos perdido el derecho a la felicidad eterna en el cielo. Fue el Hijo de Dios, Jesucristo, quien gratis —por amor— pagó la deuda que teníamos con Dios Padre y, gratis, nos ganó de nuevo la posibilidad de ser dichosos por siempre junto a Él.
Dios quiere hacer de nosotros hombres santos y nos da la gracia para lograrlo; una gracia que proviene de los méritos de Jesús, no de nuestros méritos. Si nos ponemos en disposición para recibir esa gracia, si ponemos todos los medios materiales y espirituales, el Espíritu Santo actuará en nuestras vidas para hacernos como Él nos quiere: santos. Pero, a veces, estorbamos esa acción del Espíritu Santo.
En cambio, santos son los que simplemente hicieron lo que debían hacer. No estorbaron la acción del Espíritu Santo; Él pudo hacer su obra en ellos.
Por lo tanto, lo único que nos corresponde es no estorbar. Y si lo logramos, habremos hecho lo que Dios quería.
Él sabe que somos simplemente criaturas; que caímos con el pecado original y que, por lo tanto, somos débiles y susceptibles; que podemos volver a caer y que, de hecho, lo hacemos cada momento.
Pero Él nos ha querido llenar de sus tesoros de amor: la gracia de Dios conferida por los Sacramentos. El mismo san Pablo dice que llevamos esos tesoros en vasos de barro.
Y así, simples vasos de barro, Dios nos ama, con un amor infinito, como infinito es todo lo de Él.
Si Dios nos ama tal y como somos, ¿por qué no aceptar nuestra condición de criaturas, de pecadores?
Junto a Dios somos pequeños, pobres, pecadores… ¡Las tres “P” que nos distinguen!
Y así, con esas tres “P”, Dios nos ama tanto que su Hijo dio la vida por nosotros.
Con estos pensamientos, hemos llegado a la concepción más cercana a la verdadera humildad, lo contrario a la soberbia. Cuanto más nos alejemos de esta idea, tanto más cerca estaremos de la soberbia.
Porque eso es lo que soy cuando me siento mejor de lo que soy; cuando hablo como si fuera un “doctor”, un sabio; cuando actúo con vanagloria, esto es, con vana gloria, ¡porque la gloria es solo para Dios!
Y si miro mis soberbias, mis codicias, mis envidias, mis odios, mi gula, mi lujuria, mi pereza… siento que aterrizo en mi pequeña, pobre y pecadora realidad…
Pero Dios me llena de esperanza, porque Él me puede levantar cuantas veces me caiga: la confesión de mis pecados ante un sacerdote borra de su mente todos mis pecados, me limpia y me llena de gracia para seguir adelante en mis luchas por darle gusto… ¡Me da siempre una nueva oportunidad! ¡Qué muestra de amor tan grande!
Y si mis pecados son veniales puedo hacer un acto de contrición y un propósito firmes, y ¡arriba otra vez!
Además, en ambos casos, puedo recibir fuerza adicional en la Eucaristía: asisto a la Santa Misa con devoción y comulgo con el mismo Cristo que murió por mí en la Cruz, y me lleno de Él para vencerme en la próxima escaramuza contra la soberbia.
Sé que así, con su gracia, al final venceré: con Dios el triunfo está sellado con anticipación.
Por eso ahora paladeo, despacio, las palabras de esa oración tan corta que nos enseñaron cuando éramos niños:
«Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo; como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.: No quiero las alabanzas ni la gloria para mí, sino para ti, Dios Padre; no te la quitaré nunca más, Dios Hijo; ayúdame a glorificarte a ti, Dios Espíritu Santo. Porque la gloria es tuya desde el principio, desde la eternidad; la gloria es todavía hoy únicamente para ti; y seguirá siendo para ti siempre, por los siglos de los siglos, hasta después de que se acabe el mundo, por toda la eternidad.

Querer obligar a los demás

Sucedió con Andrés. Su esposa no le colaboraba en nada: todos los negocios los hacía él, había instalado varias veces almacenes que atendía él solo.
Le pregunté qué hacía su esposa y me contestó: «Lo de la casa, doctor, pero no me ayuda en nada…»
Tenían 4 hijos y no tenían empleada del servicio doméstico; la pobre mujer debía encargarse de mantener el aseo del hogar, de la comida y de la ropa de todos, de los estudios y de la educación de los niños (todos escolares), de hacer el mercado, de atender a su marido en todo, de asistir a las reuniones de padres de familia en el colegio, de sacarlos al parque y a las diversiones en vacaciones… Todo eso le tocaba hacerlo a ella, porque Andrés no tenía tiempo, ya que estaba muy ocupado en sus negocios… Él no hacía nada de eso y —según él— ¡ella no le colaboraba en nada!
«¿Colaborar?», le pregunté. Y me respondió: «Bueno, yo sé que no es colaborarme, porque es su obligación…»
Esto ya era el colmo. Pretendía que la esclava que se había conseguido como esposa, además de lo que ya hacía, le atendiera el almacén, quién sabe para hacer qué, mientras ella se mataba; además, Andrés llegaba tan cansado a la casa que no podía atender a ninguno de sus hijos, según me dijo. ¡Pobrecito!

Nos aterra esta historia y, sin embargo, ¡cuantas veces actuamos como Andrés! No siempre somos tan injustos, pero, ¿no es verdad que muchas veces deseamos que los demás piensen como nosotros, sin dejarles la más mínima libertad?
Y nos creemos “expertos” en solucionar los defectos de los demás: «Si fulanita me hiciera caso…» «Es que mengano debería…» «¡Si zutano se dejara ayudar!…» Los ejemplos podrían llenar muchas páginas y no acabaríamos de exponerlos.
Y si se trata de querer manejar la vida de los demás, qué mejor ejemplo que el de exigir que todos cumplan las leyes (las objetivas y las que nosotros inventamos) o el de reclamar nuestros derechos.

Ayer iba manejando mi carro por la calzada que me correspondía.
Por la vía contraria se acercaba un autobús que se detuvo, detrás del cual venía también un taxi, que no quiso esperar e, irrespetando mi legítimo derecho, se pasó a mi camino quedando frente a mí. La verdad, yo había podido pasar por un lado (había espacio), pero me resistía a darle paso a un infractor; por eso recibí un insulto (el consabido por todos), que me hizo reaccionar arracionalmente: lo reté (como un animal que muestra los dientes).
Por fortuna, sentí miedo de que tuviera un arma, y eso me hizo pensar en que lo que estaba haciendo era completamente contrario a mi dignidad de ser humano y a mi calidad de cristiano.
Además, lo que pretendía era inaudito: educar ¡por la fuerza! (qué contradicción: educar con la fuerza a un ser humano) a un hombre adulto en unos segundos, cuando durante toda su vida le habían enseñado a ser violento para defenderse…
Y lo peor de todo es que —¡qué horror!— este supuesto “educador de hombres” estaba a la altura de un animal que no posee inteligencia…

De estos errores se pueden aprender cosas positivas:
1. Primero, que, por ser pequeños, pobres y pecadores, nunca llegaremos a conseguir la perfección… Esto es bueno, ya que siempre que caiga en el error de la vana–gloria, habrá algo que me recuerde que soy de barro: frágil y quebradizo; de ese modo, quedará perpetuamente salvaguardada la gloria de Dios.
2. Segundo, debemos aprender que la aspiración de doblegar a los demás a nuestra forma de pensar es siempre soberbia. Por el contrario, el respeto a la libertad ajena es propio del alma grande que, como Dios, desea que el bien obrar nazca del interior de los demás —sin forzamientos—, y sabe esperar con paciencia hasta que se decidan a hacerlo y, en el peor de los casos, tolera las decisiones opuestas a su parecer, sabiendo que los demás son hermanos que pueden equivocarse, como nosotros. No quiere decir esto que se tolere el error; se tolera al hermano que cae en él, se lo ama y se lo aconseja, y se ora por él insistentemente, hasta que encuentre la verdad y, con ella, parte de la felicidad.
3. La tercera lección de este episodio es que las acciones pacíficas evitan los encuentros dañosos: si hubiera pensado en mi interior que aquel taxista tenía afán por llegar a algún lugar, que pensó que el bus se había detenido indefinidamente, que yo podía pasar por un lado sin estorbarle y sin perjudicarme (lo único que debía hacer era virar un poco), que nada puedo enseñar “a las malas” y que podría haber ofrecido esa pequeña molestia por la salud espiritual de ese taxista, me habría evitado un disgusto y se lo habría evitado a él, nos habría ahorrado unos minutos, habría actuado a la altura de un ser humano, habría sido consecuente con mi condición de católico y, lo que es mejor, habría convertido esa situación en una ocasión para orar por el taxista —en una actitud cristiana— y, por lo tanto, nos habríamos enriquecido ambos…
En menor medida, siempre que criticamos a alguien estamos tratando de decir que somos mejores que los demás, que sabemos más que ellos, que poseemos la verdad o que los demás caen más en el error, etc.
Por eso la crítica es doblemente mala: por más pequeña que sea, suscita nuestra soberbia e incita a la comparación, siempre con resultados adversos al amor de Dios.

El remedio
“La humildad es la verdad”, dijo santa Teresa de Ávila; y tenía razón: humildad es saberse criatura, saberse de barro, saberse débil, auxiliarse en Dios, acogerse a la intercesión de los ángeles y de los santos. Es saber que si Dios nos deja un instante, no solo caemos, sino que dejamos de existir. Pero hay más: es actuar con concordancia con ese modo de pensar.
Así como se vio la definición del Diccionario para la palabra soberbia, leamos la de la humildad, su contraria:

Humildad: del latín humilitas, -atis.
Virtud que consiste en el conocimiento de nuestras limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento.

De acuerdo con lo que se ha dicho hasta ahora, nadie ha sido totalmente humilde. Algunos, como san Francisco de asís y san José, se han convertido en verdaderos paradigmas de esa virtud. Pero quienes nunca fallaron al vivirla son la Santísima Virgen María y Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Por eso, vale la pena analizar someramente alguno de sus actos o actitudes al respecto:
Empecemos por san Francisco de Asís. Su vida de entera, tras su conversión, fue una oda a la humildad. Leamos sólo un pasaje de su biografía:

«Celebrado por todos y por todos ensalzado, solo para él era un ser vilísimo, solo él se consideraba con todo ardor objeto de menosprecio. Con frecuencia se veía honrado de todos y por ello se sentía tan profundamente herido, que, rehusado todo halago humano, se hacía insultar por alguien. Llamaba a un hermano y le decía: “Te mando por obediencia que me injuries sin compasión y me digas la verdad contra la falsedad de estos”. Y mientras el hermano, muy a pesar suyo, lo llamaba villano, mercenario, sinsustancia, él, entre sonrisas y aplausos, respondía: “El Señor te bendiga, porque dices la verdad; esto es lo que necesita oír el hijo de Pedro Bernardone”. De este modo traía a su memoria el origen humilde de su cuna.
Con objeto de probar que en verdad era digno de desprecio y de dar a los demás ejemplo de auténtica confesión, no tenía reparo en manifestar ante todo el público, durante la predicación, la falta que hubiera cometido. Más aún: si le asaltaba, tal vez, algún mal pensar sobre otro o sin reflexionar le dirigía una palabra menos correcta, al punto confesaba su culpa con toda humildad al mismo de quien había pensado o hablado y le pedía perdón.
La conciencia, testigo de toda inocencia, no lo dejaba reposar, vigilándose con toda solicitud en tanto la llaga del alma no quedase enteramente curada.
No le agradaba que nadie se apercibiera de sus progresos en todo género de empresas; sorteaba por todos los medios la admiración, para no incurrir en vanidad.»

En estos párrafos se ve una de las expresiones históricas más bellas de la virtud de la humildad.
Bien lejos nos sentimos de este santo al comparar nuestras vanidades, orgullos y soberbias con esa purísima humildad, pero también es edificante e iluminador este ejemplo que invita a seguirlo. La lucha será dura, pero bien sabemos que, con la ayuda del Espíritu Santo, nos acercaremos cada día un poco más.
Adentrémonos ahora en las vidas de dos seres humanos muy especiales, para comprender mejor esta virtud y para aprender a vivirla, ya que en ellos residió de forma maravillosa.
Se trata, en primer lugar, de la Virgen María, aquella mujer en la que esperaban todas las generaciones, puesto que sería ella la Madre del Salvador de la humanidad.
Anunciada con siglos de anterioridad, el pueblo judío la ansiaba tanto, que la esterilidad femenina, ya una gran pena, tenía una connotación adicional: “De esta no nacerá el Mesías”.
Madre de Dios, título extraordinario, imposible de emular y solo explicable para quienes se han dado cuenta del poder infinito de Dios; y, sin embargo, ¿quién era ella? ¿Una reina o emperatriz, llena de títulos nobiliarios y de posesiones, que nacería y viviría en la ciudad más importante del reino más poderoso del mundo, ante cuyo esposo se doblaban todas las rodillas…?
No. Era, simplemente la esposa de un humilde carpintero, que vivía en una ciudad desconocida si no fuera por los muchos ladrones y prostitutas que la habitaban… Cicerón, hacía poco, escribía que quienes dedicaban su vida a trabajos manuales no debían ser considerados seres humanos…
Cuando fue visitada por el ángel que le informó que la tercera Persona de la Santísima Trinidad la fecundaría para traer al mundo visible al Hijo de Dios, no salió a la calle gritando: «¡A mí, a mí me escogieron para ser la madre del Mesías! ¡Soy yo!…» Ella, según el Evangelio, guardaba todas esas cosas en su corazón:
Ubiquémonos en Nazaret, en la casa paterna de María:

«Llegó el ángel hasta ella y le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”. María quedó muy conmovida al oír estas palabras, y se preguntaba qué significaría tal saludo.
Pero el ángel le dijo: “No temas, María, porque has encontrado el favor de Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús. Será grande y justamente será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de su antepasado David; gobernará por siempre al pueblo de Jacob y su reinado no terminará jamás”.
María entonces dijo al ángel: “¿Cómo puede ser eso, si yo soy virgen?” Contestó el ángel: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el niño santo que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel está esperando un hijo en su vejez, y aunque no podía tener familia, se encuentra ya en el sexto mes del embarazo. Para Dios, nada es imposible”.
Dijo María: “Yo soy la esclava del Señor, hágase en mí tal como has dicho”. Después la dejó el ángel».

Se nota claramente que, después de preguntar lo necesario para hacer lo que Dios le mandaba hacer, la actitud de María fue ponerse a las órdenes de su Señor, no en calidad de empleada o de asalariada o de “voluntaria”, tal y como lo entendemos hoy día, sino en calidad de esclava. Y esclavo significa la persona que por estar bajo el dominio de otra carece en absoluto de libertad.
Asistir a la Santa Misa, hacer oración, dar limosnas, ofrecer a Dios unos minutos a la semana para trabajar en una obra social o apostólica…, todo eso es nada cuando lo comparamos con el hecho de entregar a Dios nuestra libertad: le estamos dando lo mejor de nuestra vida, toda nuestra vida.

«De pronto una multitud de seres celestiales aparecieron junto al ángel, y alababan a Dios con estas palabras: “Gloria a Dios en lo más alto del cielo y en la tierra paz a los hombres: ésta es la hora de su gracia”.
Después de que los ángeles se volvieron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: “Vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y que el Señor nos ha dado a conocer”. Fueron apresuradamente y hallaron a María y a José con el recién nacido acostado en el pesebre. Entonces contaron lo que los ángeles les habían dicho del niño. Todos los que escucharon a los pastores quedaron maravillados de lo que decían.
María, por su parte, guardaba todos estos acontecimientos y los volvía a meditar en su interior».

Nada de propaganda. Nada de soberbia. Nada de orgullo. Nada de vanagloria…

«Había entonces en Jerusalén un hombre muy piadoso y cumplidor a los ojos de Dios, llamado Simeón. Este hombre esperaba el día en que Dios atendiera a Israel, y el Espíritu Santo estaba con él. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no moriría antes de haber visto al Mesías del Señor. El Espíritu también lo llevó al Templo en aquel momento.
Como los padres traían al niño Jesús para cumplir con él lo que mandaba la Ley, Simeón lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios con estas palabras: “Ahora, Señor, ya puedes dejar que tu servidor muera en paz como le has dicho. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, que has preparado y ofreces a todos los pueblos, luz que se revelará a las naciones y gloria de tu pueblo, Israel”. Su padre y su madre estaban maravillados por todo lo que se decía del niño. Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: “Mira, este niño traerá a la gente de Israel ya sea caída o resurrección. Será una señal impugnada en cuanto se manifieste, mientras a ti misma una espada te atravesará el alma. Por este medio, sin embargo, saldrán a la luz los pensamientos íntimos de los hombres”.
Había también una profetisa muy anciana, llamada Ana, hija de Fanuel de la tribu de Aser. No había conocido a otro hombre que a su primer marido, muerto después de siete años de matrimonio. Permaneció viuda, y tenía ya ochenta y cuatro años. No se apartaba del Templo, sirviendo día y noche al Señor con ayunos y oraciones. Llegó en aquel momento y también comenzó a alabar a Dios hablando del niño a todos los que esperaban la liberación de Jerusalén.

Como el ángel le contó que su prima estaba embarazada, María la visitó. Leamos el pasaje:

«Por entonces María tomó su decisión y se fue, sin más demora, a una ciudad ubicada en los cerros de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Al oír Isabel su saludo, el niño dio saltos en su vientre. Isabel se llenó del Espíritu Santo y exclamó en alta voz: “¡Bendita tú eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Cómo he merecido yo que venga a mí la Madre de mi Señor? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de alegría en mis entrañas. ¡Dichosa tú por haber creído que se cumplirían las promesas del Señor!” María dijo entonces:
“Proclama mi alma la grandeza del Señor, y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador, porque se fijó en su humilde esclava, y desde ahora todas las generaciones me dirán feliz. El Poderoso ha hecho grandes cosas por mí: ¡Santo es su Nombre! Muestra su misericordia siglo tras siglo a todos aquellos que viven en su presencia. Dio un golpe con todo su poder: deshizo a los soberbios y sus planes. Derribó a los poderosos de sus tronos y exaltó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos, y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su siervo, se acordó de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, a Abraham y a sus descendientes para siempre.”»

¡Admirables palabras de elogio las de Isabel! ¡Y verídicas: bendita entre todas las mujeres del mundo y de la historia, bendito más que nada ni que nadie el fruto que hay en tu vientre: el Hijo de Dios. Y, por lo tanto, ella es la Madre de mi Señor, de alegría de mis entrañas, dichosa.
Y, sin embargo, las palabras de María muestran la humildad de la mujer más maravillosa que ha existido:
La grandeza del Señor se fijó en su humilde esclava. ¡Esclava! no más que esclava.
Es el Poderoso el que ha hecho obras grandes: ¡Santo es su Nombre!
Es que Él deshace a los soberbios y sus planes, derriba a los poderosos de sus tronos y exalta a los humildes, colma de bienes a los hambrientos, y despide a los ricos con las manos vacías.
¿Aprenderemos? Si ella, la mayor criatura del universo, más encumbrada que los ángeles (superiores en naturaleza a los seres humanos), Madre de uno que es Dios, se llama a sí misma esclava, nosotros, ¿a qué aspiramos? ¿a llenarnos de nosotros mismos?
Además, ese silencio, esa humildad, esa sencillez y esa pequeñez fueron la causa de que la historia cambiara para nuestro bien.
Y esa eficacia se puede verificar en la historia de cada uno de nosotros, cuando no interrumpimos la acción del Espíritu Santo.
Es que no se trata de “hacer” cosas; el que las hace es Dios. Se trata de “dejar hacer” su obra al Espíritu Santo.
Debemos ser una especie de cristal, a través del cual pase la luz del sol, es decir, la gracia de Dios; pero ese cristal puede estar opacado por las manchas de nuestra soberbia…
En la medida en que desaparezcamos pasará la luz de Dios a los demás, más clara y pura; en la medida en que seamos transparentes se verá la acción del Espíritu Santo en las almas; en la medida en que no nos hagamos sentir, en que no nos notemos, en que pasemos desapercibidos, Dios hará su obra.
Limpios por la humildad que consiste en sabernos nada —Él es que actúa—, seríamos tan transparentes que nos asemejaríamos a nuestra Madre del cielo.
Es también impresionante verificar que la humildad de María, la Madre de Dios, no se ha mermado después de los episodios de la Encarnación, la visita a su prima Isabel, el nacimiento, los elogios de Ana y Simeón e, incluso, después de su paso por la vida temporal.
Los Evangelios la muestran muy pocas veces después de estos acontecimientos: en la pérdida y hallazgo del Niño Dios en el templo y en la realización del primer milagro de Jesús. Después de este último acontecimiento, parece que la Virgen —la humildad personificada— desaparece de la escena, para dar paso a Jesús, con la siguiente frase: «Hagan lo que Él les diga».
Sale Jesús al escenario, comienza su vida pública, y María desaparece, para dejarse ver en el momento del dolor, cuando Jesús es apresado. Humildad y valentía: cuando todos huyen y lo dejan solo, reaparece María…
Hoy, siglos después, María permanece en el corazón de los católicos, oculta en nuestra pequeñez, infundiéndonos brío para seguir adelante… en silencio. Un silencio eficaz como ninguno.
Es, además, despreciada por muchos que quieren destruirla, acabar con la devoción que se le tiene en el mundo entero, sacarla del Evangelio y de la vida de Fe (y esto lo desean hasta sus propios hijos cristianos)…
Y, sin embargo, ¡qué eficacia la de María: nos trajo al Hijo de Dios!
Él mismo quiso venir al mundo a través de María.
Cuando se manifestó al pueblo de Israel, los pastores lo encontraron junto a María, su Madre.
Cuando se manifestó al resto del mundo, los Reyes Magos lo hallaron junto a María, su Madre.
Cuando se manifestó por primera vez como Mesías, en las bodas de Caná, estaba junto a María, su Madre.
Cuando nos redimió con su Sangre, junto a Él se encontraba María, su Madre.
Cuando la Iglesia oraba unida, lo hacía junto a María, su Madre.
He aquí la primera paradoja cristiana: cuanto más importante es alguien para los designios de salvación, tanto más sencilla y humilde la escoge Dios.
Por lo tanto, si queremos ser buenos instrumentos de Dios, debemos ser muy humildes.
La segunda paradoja cristiana: cuanto más humilde es el instrumento, tanto más eficaz es.
¡Tachemos nuestro ego de nuestras vidas, para ser eficaces en las manos de Dios!
La tercera paradoja cristiana es palabra del mismo Dios: «El que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado».
Y, si María permaneció y permanece tan oculta, ¿qué pretenderá Dios con la vida escondida de san José?

 En el universo, en la creación entera, soy sólo una simple y pequeña criaturita. Por eso mi vida a partir de ahora será adorar, glorificar y servir con toda humildad y sencillez al Dios todopoderoso que me dio la vida, lo que tengo, la capacidad de amar y la promesa de la eterna felicidad junto al Él, único que puede saciar las ansias de sus criaturas.

  
 Nada tengo, nada sé, nada puedo, nada valgo, nada soy… Nada merezco… Pero «todo lo puedo en aquél que me fortalece».

 Sólo el humilde puede ver el poder de Dios.

 Señor, que tu gloria resplandezca en mi humildad.

Posted in Santidad | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en El verdadero enemigo de la felicidad