Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Víctimas’

Que rindan cuentas todos los culpables, incluso obispos, dice el Papa Francisco

Posted by pablofranciscomaurino en junio 5, 2019

 

El Papa Francisco dice que los culpables de abusos sexuales y quienes los encubrieron deben rendir cuentas a la justicia, algo que “en muchos casos incluye a los obispos”, señaló el vocero vaticano, Greg Burke al comentar la carta que el Santo Padre publicó este lunes. Este 20 de agosto el Pontífice publicó una carta dirigida “al Pueblo de Dios” en la que condenó los abusos sexuales cometidos por los sacerdotes, esto a raíz del informe de la Corte Suprema de Pensilvania que denuncia más de mil casos ocurridos en los últimos 70 años y en los que están involucrados unos 300 sacerdotes. “El Papa Francisco dice que se necesita urgentemente que los culpables rindan cuentas, no solo los que cometieron esos crímenes, sino también aquellos que los cubrieron. Lo cual en muchos casos incluye a los obispos. Además de hacer un llamamiento a toda la Iglesia Católica para que se adopten las medidas de protección necesarias en todas las instituciones”, señaló el Director de la Sala de Prensa, Greg Burke. El vocero señaló que el texto del Papa “es para Irlanda, para Estados Unidos, es para Chile”, pero también para el resto de fieles que conforman el pueblo de Dios. En ese sentido, Burke se refirió a los escándalos de abusos denunciados en Irlanda y que fueron condenados por Benedicto XVI en 2010; así como los casos ocurridos en Chile y que llevaron a la condena del sacerdote Fernando Karadima, también en 2010, y al informe elaborado este 2018 por Mons. Charles Scicluna luego de una visita apostólica encomendada por Francisco. Burke señaló que “es significativo que el Papa se refiera a los abusos como un crimen, no solo un pecado y que pida perdón”. Francisco “es muy consciente de que todos los esfuerzos no serán suficientes para reparar el daño hecho a las víctimas”, muchas de las cuales han sido escuchadas por el Pontífice “a lo largo de los años y esto claramente se nota en la carta. El Papa lo subraya: las heridas nunca prescriben”. Asimismo, indicó el vocero, en su carta “el Papa también pide que todos los creyentes pongan de su parte con las armas tradicionales para combatir el mal: oración y penitencia”. En su carta, el Pontífice señaló que “la penitencia y la oración nos ayudará a sensibilizar nuestros ojos y nuestro corazón ante el sufrimiento ajeno y a vencer el afán de dominio y posesión que muchas veces se vuelve raíz de estos males”. “Que el ayuno y la oración despierten nuestros oídos ante el dolor silenciado en niños, jóvenes y minusválidos. Ayuno que nos dé hambre y sed de justicia e impulse a caminar en la verdad apoyando todas las mediaciones judiciales que sean necesarias”, expresó. Francisco dijo que “el dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad”.

Si desea leer todo el contenido de la carta del Papa, haga clic aquí:

http://m.vatican.va/content/francescomobile/es/letters/2018/documents/papa-francesco_20180820_lettera-popolo-didio.html

Posted in Iglesia | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Que rindan cuentas todos los culpables, incluso obispos, dice el Papa Francisco

Se buscan sacerdotes sin miedo

Posted by pablofranciscomaurino en marzo 19, 2011

 

Se buscan sacerdotes de oración, de vida interior, de intimidad con Dios. Sacerdotes que sepan cuáles son las prioridades de Dios en la economía de la salvación, porque hablan a Diario con Él, porque saben escuchar la voz interior del Espíritu Santo que los guía siempre en su lucha personal para ser mejores hijos y ministros de Dios y para aconsejar adecuadamente a las almas. Sacerdotes que nunca piensen que el tiempo que dedican a la oración es tiempo perdido sino que, por el contrario, con ello se enriquecen espiritualmente para cumplir con su misión.

Se buscan sacerdotes que no se sientan retrógrados por vivir como víctimas, junto a la Cruz de Cristo; porque se identifican con Él, y desean ser corredentores, en su vida de austeridad y de renuncias al mundo del placer, del poder, de la fama o del tener. Sacerdotes que sean capaces de ofrecer sacrificios voluntarios por las almas que les han sido confiadas, para que Dios las lleve por el camino del bien, de la paz y del amor.

Se buscan sacerdotes que, para saber “tocar” a los fieles, confíen más en la fuerza y el poder de Dios que en sí mismos o en sus técnicas; que crean menos en sus virtudes y más en Dios; que se den cuenta de que se consigue más con una vida interior profunda y diligente que con simpatía para atraer feligreses o cambiando las rúbricas de la liturgia para “hacerlas más asequibles”…

Se buscan sacerdotes que no tengan miedo de ahuyentar a los feligreses si les dicen que es necesario cumplir los mandamientos de Dios y de la Iglesia. Sacerdotes que —valientemente, como los apóstoles— enseñen a los fieles a luchar para ser cada vez mejores cristianos, a tener vida de oración para acercarse más a Dios, a hacer un apostolado alegre para atraer tanto a bautizados como a no bautizados al camino del amor, a poseer mayor conocimiento de su Fe, estudiando el Catecismo, la Biblia, los documentos de la Iglesia… el Magisterio.

Se buscan sacerdotes que celebren la Santa Misa como el centro de la vida espiritual, con devoción y respeto. Sacerdotes que sigan las recomendaciones sobre los ritos sagrados y las enseñen a seguir.

Se buscan sacerdotes que, con una obediencia fiel y delicada al Papa y a los obispos unidos a él, den ejemplo a todo el rebaño de Dios; que no se demoren en poner por obra las directrices de su obispo, de los sínodos, de los concilios y del Vaticano.

Se buscan sacerdotes completamente desapegados y confiados únicamente en Dios–Padre, que se sepan pequeñas criaturas y sean total y delicadamente obedientes a Dios y a su Iglesia, que le ofrezcan vivir crucificados con Jesús y unidos a Él en la Sagrada Eucaristía, que sean misericordiosos con todos y permanezcan indiferentes a todo lo que no sea amor, para que sean así eco del Espíritu Santo en todos sus actos, palabras y pensamientos, y hasta en sus sentimientos.

 

 

 

Posted in Sacerdotes | Etiquetado: , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Se buscan sacerdotes sin miedo

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo*

Posted by pablofranciscomaurino en junio 15, 2010

 

El Espíritu Santo, después del dogma de la Trinidad, nos re­cuerda el de la Encarnación, haciéndonos festejar con la Iglesia al Sacramento por excelencia que, sintetizando la vida toda del Salvador, tributa a Dios gloria infinita y aplica a las almas, en todos los tiempos, los frutos pingües de la Re­dención.

Si Jesucristo en la Cruz nos salvó, al instituir la Eucaristía la vís­pera de su muerte, quiso en ella dejarnos un vivo recuerdo de su Pasión. El altar viene siendo como la prolon­gación del Calvario, y la Misa anuncia la muerte del Señor. Porque en efecto, allí está Jesús como una vícti­ma, pues las palabras de la doble consagración nos dicen que primero se convierte el pan en Cuerpo de Cristo, y luego el vino en su Sangre, de manera que, bajo las Sa­gradas Especies, Jesús mis­mo ofrece a su Padre, en unión con sus sacerdotes, la sangre vertida y el cuerpo clavado en la cruz.

«Comiendo las víctimas, se participa del sacrificio»[1], y así, la Eucaristía fue insti­tuida en forma de alimento, a fin de que pudiésemos comulgar de la Víctima del Calvario. La Hostia santa se convierte en «trigo que nutre nuestras almas». Como Cristo al ser hecho Hijo de Dios recibió la vida eterna del Padre, así también los cristianos parti­cipan de su eterna vida, uniéndose a Jesús en el Sacramento, que es el símbolo de la unidad.

Esta posesión anticipada de la vida divina acá en la tierra por la Eucaristía es prenda y comienzo de aquella otra de que plenamen­te disfrutaremos en el cielo, porque «el Pan mismo de los ángeles, que ahora comemos bajo los sagrados velos, lo comere­mos después en el cielo ya sin velos» (Concilio Tridentino).

Veamos en la Misa el centro de todo el culto de la Iglesia a la Eucaristía, y en la Comunión, el medio establecido por Jesús para que con mayor plenitud participemos en ese divino Sacrificio; y así nuestra devoción al Cuerpo y Sangre del Salvador nos alcanzará los frutos perennes de su Redención.

Adaptado del Misal diario popular, Desclée, De Brouwer y Cia. Brujas, Bélgica

 


[1] La celebración de la Misa tiene el mismo valor qua la muerte de Jesucristo, dice san Juan Crisóstomo.

Posted in Liturgia | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo*