Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Votar’

¿Por quién votar?

Posted by pablofranciscomaurino en mayo 18, 2010

He aquí los criterios que debe seguir un buen ciudadano y buen católico para elegir a sus gobernantes y representantes.

La obligación de un cristiano católico que vive y cree en una democracia es analizar en conciencia la vida y propuestas de cada uno de los candidatos, la fidelidad a sus principios, su honestidad y su moralidad.

El católico no debe permitir con su voto (o al no votar) que sea elegido un candidato que está en contra de la Ley natural y la Ley divina (por ejemplo, uno que propicie el aborto, el matrimonio de homosexuales, la tenencia de hijos por parte de parejas homosexuales, etc.) o que no procure el bien común (imponiendo, por ejemplo, políticas que favorecen solo a unos pocos) o que viole los derechos fundamentales particulares (por ejemplo, que imponga a los padres una educación contraria a sus creencias…).

Además, en algunas ocasiones, el católico debe ser sagaz (como dijo Jesús en Mt 10, 16: “astutos como serpientes”) y usar la estrategia de votar no por el de su preferencia —si sabe que de todos modos no ganará—, sino por el que entre los posibles ganadores dañaría menos al país…

En fin: hay que usar criterios morales, procurando al máximo que el bien común y particular ganen, y usando la sagacidad.

Si a todo esto une la oración, para que el Señor lo ilumine (pidiendo al Espíritu Santo el don del consejo, que es el que más se requiere en este caso), habrá actuado acorde con su condición de ciudadano y de católico.

Posted in La conducta del cristiano | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en ¿Por quién votar?

¿Por quién debo votar?

Posted by pablofranciscomaurino en diciembre 5, 2008

Sé perfectamente que todo cristiano tiene la obligación moral de votar, no solo porque como tal debe cumplir con sus deberes ciudadanos, sino porque su omisión podría permitir que sean elegidas personas con criterios disímiles o contrarios al bien común (léase: a la moral cristiana). Y así lo enseño y lo seguiré enseñando.

Pero Dios me dio una particularísima vocación: amarlo intensamente a Él y a los demás. En este camino, descubrí que el amor auténtico consiste en trabajar por la felicidad de quien se ama, sin importar lo que cueste, y dejando en segundo lugar las otras metas que se tenían (aun las más nobles), pues la felicidad de quien ama es ver feliz al que ama.

Y confirmé luego que quien ama se olvida de sí mismo y hasta de su propio bienestar, con tal de hacer feliz al amado; como lo hizo Jesús, a quien no le importó sufrir lo que tuvo que sufrir por nosotros, los hombres. Quien vive en ese dolor amoroso, en ese amor doloroso, llega a la unión con Dios y se realiza como ser humano, que fue hecho por el Amor y para amar.

Para mí la democracia, sin la Ley del Amor que Jesucristo vino a predicar, es casi como cualquier monarquía, anarquía, la dictadura, la aristocracia, etc. Es más: estoy seguro de que si viviéramos esa Ley de Amor no habría necesidad alguna de decretos, normas, leyes… ¡Ama y haz lo que quieras!, gritó san Agustín cuando lo descubrió.

Posted in La conducta del cristiano | Etiquetado: , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en ¿Por quién debo votar?