Hacia la unión con Dios

Archive for 23 enero 2012

Las profundas cavernas del sentido*

Posted by pablofranciscomaurino en enero 23, 2012

(Nota: el texto entre corchetes [ ] es añadido, para mejor comprensión.)

Estas cavernas son las potencias del alma: memoria, entendimiento y voluntad, las cuales son tan profundas, que no se llenan sino con infinito. Con lo que sufren cuando están vacías, podremos de alguna manera de ver lo que gozan y deleitan cuando están llenas de Dios.

Estas cavernas de las potencias, cuando no están vacías, purgadas y limpias de todo apego de criaturas, no sienten elvacío grande de su profunda capacidad; porque en esta vida basta cualquier cosita que se les pegue, para tenerlas tan distraídas y embelesadas que no sienten su privación, y no anhelan sus inmensos bienes ni conocen su capacidad. Y es cosa verdaderamente admirable que, siendo capaces de bienes infinitos, les baste el menor de todos los bienes para distraerlas de manera que no puedan recibir el verdadero Bien infinito, que es Dios, hasta que no se vacíen de esas pequeñas criaturas.

Pero cuando están vacías y limpias, es intolerable la sed, el hambre y el ansia de lo espiritual; porque, como son tan profundos los estómagos de estas cavernas, sufren profundamente, ya que el manjar que echan de menos tam¬bién es infinitamente profundo: es Dios.

Y este gran sentimiento comúnmente le ocurre a la persona hacia el final de la fase iluminativa, cuando ya está purificada su alma, pero todavía no ha llegado a la unión con Dios, donde ya se satisfará. Porque, como el apetito espiritual está vacío y purgado de toda criatura —y, por lo tanto no tiene apegos—, pierde el temple para lo natural y está templada para lo divino: tiene ya el vacío dispuesto y, como todavía no se le comunica lo divino, sufre intensamente por este vacío, y siente una sed de Dios que es más que el morir, especialmente cuando se le trasluce algún rayo divino que no se le comunica. Estos son los que padecen con un amor tan impaciente, que no pueden durar mucho sin recibir ese amor de Dios o morir.

La primera caverna es el entendimiento. Su vacío es una sed de Dios tan grande, que la compara David (Sal 41, 1) a la del ciervo (que dicen que es vehementísima), diciendo: Así como desea el ciervo las fuentes de las aguas, así mi alma desea a ti, Dios. Y esta es sed de las aguas de la sabiduría de Dios, que es el objeto del entendimiento[: Jesucristo, la sabiduría encarnada].

La segunda caverna es la voluntad, y el vacío de ésta es un hambre de Dios tan grande que hace desfallecer al alma, según lo dice también David (Sal 83, 3): Codicia y desfallece mi alma a los tabernáculos del Señor. Y esta hambre es de la perfección de amor que el alma pretende[: el Espíritu Santo].

La tercera caverna es la memoria, y el vacío de ésta es deshacimiento y derretimiento del alma por la posesión de Dios, como lo nota Jeremías (Lm 3, 20): Como con memoria me acordaré, y de Él mucho me acordaré, y se derretirá mi alma en mí; revolviendo estas cosas en mi corazón, viviré en esperanza de Dios Padre[, que todo lo da].

Es, pues, profunda la capacidad de estas cavernas, porque lo que en ellas puede caber, que es Dios, es profundo de infinita bondad; y así será en cierta manera su capacidad infinita, y así su sed es infinita, su hambre también es profunda e infinita, su deshacimiento y pena es muerte infinita. Que, aunque no se padece tan inten¬samente como en la otra vida, pero padécese una viva imagen de aquella privación infinita, por estar el alma en cierta disposición para recibir su lleno. Aunque este penar es a otro temple, porque es en los senos de! amor de la voluntad, que no es el que alivia la pena, pues cuanto mayor es el amor, es tanto más impaciente por la posesión de su Dios, a quien espera por momentos de intensa codicia.

Pero, ¡válgame Dios!, si es verdad que, cuando el alma desea a Dios con entera verdad, tiene ya al que ama, como dice san Gregorio sobre san Juan, ¿cómo sufre de ansias por lo que ya tiene? Porque en el deseo que —dice san Pedro— tienen los ángeles de ver al Hijo de Dios (1 Pe 1, 12), no hay alguna pena o ansia, porque ya lo poseen. Aquí el alma, cuanto más desea a Dios más lo posee, y la posesión de Dios le da deleite y satisfacción. Es lo mismo que les ocurre a los ángeles, que desean y se deleitan en la posesión de Dios, saciando siempre su alma, sin el fastidio de llenarse; por lo cual, porque no hay fastidio, siempre desean, y porque hay posesión, no sufren. Así mismo, el alma siente aquí este deseo, con tanta sensación de saciedad y de deleite, cuanto mayor es su deseo, pues tanto más tiene a Dios.

En esta cuestión viene bien notar la diferencia que hay en tener a Dios por gracia, y en tenerlo también por unión: cuando se tiene a Dios únicamente por la gracia, se da el amor entre Dios y la criatura; pero cuando se lo tiene también por unión, se dan las comunicaciones de Dios al alma y del alma a Dios, que tanto placer producen. Entre estos dos modos de tener a Dios se puede deducir la diferencia que hay entre el desposorio y el matrimonio espiritual.
Porque en el desposorio se dan una semejanza y una sola voluntad de ambos y, además, el Esposo le regala al alma dones y virtudes; pero en el matrimonio hay también comunicación de las personas entre sí y la vivencia de una unión auténtica.
Cuando el alma ha llegado a tanta pureza en sí y en sus potencias, la voluntad está muy pura y purgada de otros gustos y apetitos, según la parte inferior [los sentidos corporales] y la superior [inteligencia, memoria, sentimientos, sensaciones, afectos, emociones…], por lo que también está dándole enteramente el sí a Dios, siendo ya la voluntad de Dios y la del alma una. Entonces la persona, en un consentimiento propio y libre, ha llegado a tener todo lo que puede a Dios (por vía de voluntad y gracia). Y esto se da porque Dios le ha dado en el sí de ella su verdadero sí y entero de su gracia.

Es éste es un alto estado de desposorio espiritual del alma con el Verbo, en el cual el Esposo la da grandes dádivas y la visita amorosísimamente muchas veces, en las que ella recibe grandes sabores y deleites.
Pero todo esto no se compara con los deleites del matrimonio espiritual, porque apenas son disposiciones para la unión del matrimonio; que, aunque es verdad que esto pasa en el alma que está purgadísima de todo apego de criatura (porque de otro modo no se hubiera hecho el des¬posorio espiritual, como dijimos), todavía es necesario que el alma tenga otras disposiciones positivas de Dios, de sus visitas y sus dones, con las que la va purificando, hermoseando y afinando más, para que esté decentemente dispuesta para tan alta unión. Y en esto pasa tiempo (en unas más y en otras menos), porque Dios lo va haciendo a la velocidad que tiene cada alma. Y esto está figurado por aquellas doncellas que fueron escogidas para el rey Asuero (Est 2, 2-4; 12, 4), que, aunque ya las habían sacado de sus tierras y de la casa de sus padres, antes que las llegasen al lecho del rey, las tenían un año (aunque en el palacio) encerradas: durante el primer semestre se estaban disponiendo con ciertos ungüentos de mirra y otras especies, y el otro medio año con otros ungüentos más finos; solo después de ello iban al lecho del rey.

Es en este tiempo de este desposorio y espera del matrimonio con las unciones del Espíritu Santo, cuando son más valiosos los ungüentos de disposiciones para la unión de Dios, cuando se dan las ansias de las cavernas del alma, extremadas y delicadas. Es que estos ungüentos disponen más próximamente a la unión con Dios, y por eso engolosinan a alma más finamente de Dios: el deseo se hace más fino y profundo, porque el deseo de Dios es disposición para unirse con Dios.

San Juan de la Cruz, Llama de amor viva, canción 3ª, verso 3, 18ss

Anuncios

Posted in Santidad | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Las profundas cavernas del sentido*

La santa indiferencia

Posted by pablofranciscomaurino en enero 21, 2012

Hay una virtud, maravillosa y muy olvidada, que vivió de manera ejemplar san Francisco: la simplicidad. Consiste, entre otras cosas, en dejarse hacer y deshacer por nuestro Señor; en primer lugar, para mostrarle así nuestro amor, nuestra confianza en Él, nuestro abandono; también para ayudarlo a salvar almas, para que Él reine en todos los corazones de los hombres…

Es ponerse a su disposición: salud o enfermedad, más o menos fervor en la oración, espíritu agitado o sosegado, no decirle a nadie lo que nos sucede, no pedirle la gracia de entender lo que nos pasa, no tratar de tener paciencia…, lo que Él quiera.

En resumen, abandonarse. Y abandonarse, porque sabemos que Él solo quiere lo mejor para nosotros y porque sabemos que así nos usa para lo que necesita, nos inserta en su plan de salvación.

Se trata de complacerlo, por amor; de darle todo lo que quiera, sin reservarnos nada, de consolarlo en el dolor que le producen los pecados de los hombres…, en una palabra: ¡de amarlo!

El Señor se complace con nuestros sufrimientos aceptados y llevados por amor a Él.

No es una lucha, como muchos dicen, lo que debemos sostener: lo que debemos hacer es abandonarnos confiados a la Voluntad de Dios–Amor, que permite todo porque nos ama demasiado y porque nos quiere necesitar como víctimas de su amor, valiéndose de nosotros, de nuestros sufrimientos —unidos a los que Él padeció—, y así lograr su maravilloso plan de salvar a todas las almas, esas que le costaron tanto sufrimiento… Además, en ese proceso, el Señor nos hará santos, es decir, felices.

¿Vamos a negarle algo a quien tanto nos ama, a quien fue capaz de derramar toda su bendita Sangre para hacernos felices? Recordemos que tras esta vida dedicada a Él, vendrá el premio, el maravilloso premio de estar a su lado, gozando de sus delicias, de las delicias del Amor eterno, sin dolores, llenos de paz, llenos de alegría; para siempre, para siempre, para siempre… ¡junto al Amor de los amores!

Y, mientras tanto, aquí en la tierra, viviremos esa consecuencia de la simplicidad: el ser indiferentes a todo lo que no sea amor.

 

Posted in Santidad | Etiquetado: , , , | Comentarios desactivados en La santa indiferencia

Hijo mío…*

Posted by pablofranciscomaurino en enero 13, 2012

 

Hijo mío que estás en la tierra,

preocupado, solo y tentado,

yo conozco perfectamente tu nombre

y lo pronuncio, como santificándolo, porque te amo.

No, no estás solo, sino habitado por mí, y

juntos construiremos ese Reino,

del que tú vas a ser heredero.

Me gusta que hagas mi voluntad,

porque mi voluntad es que tú seas feliz,

ya que la gloria de Dios es el hombre vivo.

 

Cuenta siempre conmigo, y tendrás pan para hoy;

solo te pido que sepas compartirlo con tus hermanos.

Sabes que perdono tus ofensas,

antes —incluso— de que las cometas;

por eso te pido que hagas tú lo mismo con los que te ofenden.

Y, para que nunca caigas en la tentación,

cógete fuertemente de mi mano,

y yo te libraré del mal, querido y pobre hijo mío.

Padre José Luis Martín Descalzo

Posted in Reflexiones | Etiquetado: , , | Comentarios desactivados en Hijo mío…*